martes, 13 de julio de 2010

YPF - Mayo de 1974.


Hace ya muchos años que el automovilismo deportivo es un excelente soporte publicitario. Razones? El simple hecho de asociar una marca a un vehiculo de competición "pegandose" a el, basta para conferirle valores de competititividad, precisión, velocidad, alta tecnología, glamour, exclusividad... Relacionar la marca con estos valores es hoy objetivo preferente de las empresas privadas. Antaño las empresas publicas, como YPF, intentaban "vender" un estado dinámico, pujante, con proyección local e internacional.

La imagen corresponde a los "1000 km. de Buenos Aires" de 1972, otras épocas, cuando Argentina encajaba aún dentro de un determinado escenario internacional de estados fuertes, no en el grupo de los punteros, pero trabajando por arrimar.

YPF, según enseñaba un viejo profesor mio a sus noveles alumnos, siempre fue "Yacimientos Petrolíferos Fiscales" y no "Ya Pasó Fangio", la martingala publicitaria que se sacó de la manga Repsol para que nos olvidemos de la empresa nacional del petroleo argentino rematada por "el innombrable" Carlos Saúl. Y como tal, patrocinaba estas competiciones del calendario internacional, enmarcando los números de los vehículos participantes; en la foto, el Alfa Romeo 33 3, conducido por Rolf Stommelen, que abandonó en la 3º vuelta de la carrrera correspondiente al campeonato internacional de Sport Prototipo celebrada en el autódromo Oscar Alfredo Gálvez de la ciudad de Buenos Aires el 10 de enero de 1972, siendo el ganador el Ferrari 312PB de Ronnie Peterson y Tim Schenken, y que tambien estuvo marcada por la frustrada participación del  Berta LR, el prototipo argentino de Oreste Berta.

"L´Automobile", mayo de 1974.

1 comentario:

  1. Hola Lucio...
    La verdad es que encanta tu blog y por eso te dejé un par de regalitos en el mío.
    Besos!

    ResponderEliminar

Medios y Empresas.